¿Cuánto vale un vino?

Home / Recetas / ¿Cuánto vale un vino?

Muchos nos hacemos esta pregunta: ¿cuánto vale un vino?. En realidad lo que nos preguntamos es ¿cuánto cuesta un vino? Y, de seguro, pensamos que a mayor precio de venta será mayor la calidad, o mejor será el vino.

Lamento (y al mismo tiempo me fortuno) decirles que no es así. No podemos catalogar un vino como “bueno” sólo por lo que hemos pagado por él (o por lo que nos han cobrado). Pero, con toda seguridad, yo pagaría lo que fuera por un buen vino.

Es muy probable que los que no sabemos nada de vinos, cuando buscamos un buen vino, nos paremos frente al anaquel -al momento de comprar- y descartemos los más económicos. Seguramente pensemos que no son buenos, así que iremos por los más costosos. Tal vez pensemos “¿y si no me gusta?” o “eso es como mucho” o simplemente nos decidamos por el rango medio, que seguramente no deben ser “tan malos”.

 


El mejor vino es, sin dudarlo un instante, el que más nos guste, el que nos ha sorprendido gratamente, el que nos hace sonreír al recordarle, el que nos eriza la piel al tenerlo en boca.
Hace algunos años trabajé en un proyecto muy sabroso e interesante que fue hacer un libro llamado “Manual del Vino” de Miro Popić. Miro (@miropopiceditor) es un croatadecendiente nacido en Chile, periodista gastronómico, editor de la Guía Gastronómica de Caracas y otras guías en Venezuela.
Miro, a partir de ese momento, es mi amigo, nos hicimos amigos gracias a la cantidad de desencuentros que tuvimos diseñando, planificando y elaborando ese libro. Lo cierto es que, leyendo el borrador en impresiones de “Word”, me topé con esta pregunta ¿cuál es el mejor vino?. Leí su elocuente respuesta y me pareció escucharlo casi con poesía, me dio la impresión que fue una respuesta escrita por un poeta. Así que fui corriendo a su escritorio a hacerle la misma pregunta en vivo y me regañó diciendo “si tu que eres cocinero no sabes cuál es el mejor vino, entonces Léete el libro”. Yo repliqué: ¿ajá, y cuánto vale un vino? Y dijo que dependía mucho de infinitas variables, lógicamente, pero que si yo no tenia algo mejor que hacer que no siguiera preguntando tampoco (yo sonreí).
Desde entonces me acerqué mucho más a los vinos, sus marcas, cepas, procesos de elaboración. A Miro le llevaban cajas de vinos para degustar y varias veces participé de esa rutina. Lo quiero con un cariño muy especial, con una familiaridad muy cercana.
Bien, de vinos se aprende bebiendo, comprando, revisando las etiquetas, apuntando, cerrando los ojos, descartando, es así como vamos descubriendo las características que nos gustan de un vino, las que no, lo que no entendemos de él. Entonces comenzamos a seleccionar entre tantos. Buscamos los que se parezcan a ese vino que nos sorprendió. Si no encontramos la misma botella, entonces buscamos otra marca, pero es ideal que sea la misma cepa, y/o la misma cosecha. Finalmente empezamos a reconocer y buscar algo en especial, cosa que antes no hacíamos, simplemente nos perdíamos en el anaquel.
Hace poco compré, en un automercado de Buenos Aires, un vino que me costó 19 pesos argentinos (aproximadamente US $ 5). Era un Torrontés de Etchart de la línea Cafayate. Lo compre porque Maya García (@MayaSommelier) una vez me dijo que no dejara de probar un Torrontés específicamente de Salta, cualquiera, de cualquier marca. (debo hacer la nota importante que esos precios ya no son los de hoy, pero aún así es válido el texto).
Salta es una provincia de Argentina, ubicada al norte del país (al noroeste en realidad) donde se encuentran los viñedos mas altos del mundo, aproximadamente a unos 3500 m sobre el nivel del mar, y produce el mejor Torrontés de Argentina en la región de Cafayate.
Probé ese vino, el Torrontés y no podía creerlo! Es un maravilloso vino, seco, dulce por los azucares residuales y no por fortificación o por cosecharlo tardíamente. Es de color amarillo pálido (aunque con dejos dorados), delicado en boca, sin mucho cuerpo, ligeramente aterciopelado, apenas ácido y con aromas muy frutales y florales. Recordé la naranja en nariz, recordé los limoneros, los flores de azahar.
Yo habría pagado por ese vino de cosecha 2010 al menos unos US$ 15.
Ustedes, su experiencia y sus sensaciones determinan cuanto vale un vino y cuanto pagan por el.
No siempre el vino mas caro es el que mas les guste, pero siempre el vino que mas les guste es el que deben comprar.
Es bueno entregarlo todo por ese vino, aunque (como todo) se acabe. El ejercicio es aprender a disfrutarlo mientras está en la copa.

 

Related Posts
Showing 2 comments
  • Hebron

    Ciertamente un buen vino es aquel capaz de hacernos recordar , reír y hasta sentir pena !!
    Si se siente todo eso en el paladar entonces el alma queda tranquila para el próximo sorbo !!! Esto para mi un buen vino .

    • Pocho

      Asi es!!!
      Saludos!!!

Leave a Comment